El resumen principal es que se establecen mecanismos para la comunicación, de determinadas sanciones impuestas a entidades supervisadas, así como de la firma de acuerdos de colaboración entre autoridades de supervisión así como la obligación de cooperación del Banco de España, la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones (DGSFP) y la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) con las autoridades europeas de supervisión para el intercambio de información de carácter confidencia.

Cabe destacar que se establecen protocolos de información en caso de emergencias financieras en los países miembros y la unificación de la aplicación de la normativa financiera común en toda la Unión Europea mediante la colaboración de las distintas autoridades supervisoras.